sábado, 13 de diciembre de 2014

De epigrafía benaventana (VI) - La partida de nacimiento de San Juan del Mercado

La iglesia de San Juan del Mercado constituye un ejemplo de iniciativa constructiva patrocinada por una orden militar que contribuyó al proceso de repoblación de la villa de Benavente. Su propietaria, doña Aldonza, hija de los condes Osorio y Teresa, había iniciado su fábrica en una fecha no determinada. En 1181 recurrió a la orden del Hospital de San Juan para asegurar la continuación de las obras, paralizadas debido al alto coste que suponía la construcción de una iglesia románica en piedra de sillar. Los hospitalarios se hicieron cargo de la iglesia y aseguraron su culminación a través de la asignación de diversos bienes y rentas situados en aldeas del alfoz benaventano. De esta forma, de igual forma que ocurrió con San Martín con respecto a los caballeros santiaguistas, San Juan paso a formar parte del dominio de la Orden de San Juan. Todos estos datos los conocemos por el documento de traspaso de la obra del templo, fechado en septiembre de 1181.
En el interior de la iglesia encontramos una inscripción que nos sitúa en estos momentos del inicio de la fábrica románica. Nuestro epígrafe debe interpretarse como una "datatio". En la clasificación tipológica propuesta recientemente por María Encarnación Martín López y Vicente García Lobo, las "datationes" se definen como inscripciones que consignan solamente una fecha consistente, la mayoría de las veces, en el año introducido normalmente por la fórmula "Era" o "Anno".
Este tipo de inscripciones suelen interpretarse como recordatorios de obras de construcción, reforma o ampliación de templos o edificios. En algún caso se ha querido ver una intención funeraria, para identificar y fechar enterramientos. Contamos con otros ejemplos similares en San Isidoro de León o en el monasterio de Moreruela. En San Isidoro se consigna la fecha 1124 (E[RA] MCLXII) en uno de los sillares del exterior del ábside norte, mientras que en Moreruela la inscripción “E MCC”, situada en el exterior de uno de los absidiolos de la cabecera, ha servido para acreditar la construcción cisterciense de la iglesia al menos desde 1162.
La inscripción de San Juan del Mercado se encuentra en el arco que comunica el presbiterio con el ábiside norte. El texto está labrado a la altura del primer sillar en una sola línea. A diferencia de otros epígrafes que pudieran parecer similares, este no tiene un sentido funerario y sólo cabe interpretar como la datación de un momento de la construcción del templo en el año 1182. Tampoco parece poder relacionarse con la consagración del templo, pues ningún otro dato induce a ello como sería la mención del obispo consagrante o la advocación.
La lectura del epígrafe no ofrece dificultades, salvo la abreviatura (A), que puede corresponder al mes de abril o agosto. Está escrito en capitales carolinas.

ERA M CC XX KLS A

Era millesima ducentesima vigesima. Kalendas Aprilis (o Augustas)

Año 1182