lunes, 7 de octubre de 2013

Cercas, puertas, iglesias y conventos - El monasterio de Santa Clara de Benavente y la muralla de Benavente

El monasterio de Santa Clara de Benavente fue  fundado bajo la protección del rey Alfonso X, en torno al año 1271, en un lugar aún no identificado con precisión a las afueras de la ciudad. En este mismo año una bula de Gregorio X concedía protección a las religiosas y les confirmaba en las posesión de todos sus bienes.
Según quedó registrado en el Libro Becerro su archivo, como consecuencia del asedio angloportugués de 1387 el convento fue mandado derribar por Juan I para la mejor defensa de la villa, y se acometió poco después la construcción de un nuevo edificio dentro ya de los muros de la villa. El emplazamiento elegido fue la Calle Mayor (actual calle Santa Clara), junto a la Puerta de la Puente, utilizando como iglesia conventual la antigua parroquia de San Salvador, una de las más antiguas de la villa.
Archivo Municipal de Benavente, leg. 123,31
En 1392 tenemos noticias de las obras y de la adquisición de casas y solares pertenecientes a la parroquia de San Miguel. El rey Enrique III concedió diversas mercedes para la financiación del nuevo monasterio. El responsable de este proyecto fue Diego Alfonso, “tendero y diputado por el Rey para hazer y correr con dicha fábrica”. Mientras duraron las obras la comunidad se alojó temporalmente en unas casas de la calle de la Rúa, como consta por un capítulo celebrado en 1397.
A principios del siglo XV los trabajos debían de estar finalizados, pues en 1404 la abadesa firmó un convenio con Pedro Vélez, carpintero vecino de Benavente, para trasladar la piedra, maderas y demás materiales del convento antiguo que estaba arruinado fuera de la villa, “al nuevo que existe dentro de los muros de ella”.
Tal y como ocurría con otros monasterios benaventanos como los de San Francisco o San Bernardo, los límites del convento de clarisas coincidían en gran medida con la propia muralla de la villa. Este documento es una buena prueba de ello. El acuerdo establecido entre el cenobio y el conde Rodrigo supone la cesión del terreno situado entre la muralla y el convento, ocupado al parecer por una calle de ronda. A pesar de ser el propio conde quien realiza la concesión todo apunta a que los terrenos son de propiedad concejil, por ello se nombra a dos regidores para que realicen las labores de medición y deslinde del suelo que se les va a dar, tapiando de un lado y otro de dicha ronda. Todo ello con la condición de que en tiempo de necesidad el monasterio deje paso libre para que se puedan desarrollar las lógicas tareas de vigilancia. Por último se autoriza a las monjas que puedan edificar en este terreno, siempre y cuando no causen perjuicios a la cerca.
El origen de la muralla de Benavente se remonta, probablemente, a finales del siglo XII o principios del siglo XIII, durante la época de la repoblación de la ciudad por Fernando II y Alfonso IX. El recinto contaba con seis puertas principales de acceso: la mencionada Puerta de la Puente, y las de San Andrés, Santa Cruz, Santo Sepulcro, San Antón y la Puerta del Río. Un segundo recinto fortificado englobaba la fortaleza o castillo, teniendo como acceso principal la Puerta de Santiago.

Restos del muro perimetral del monasterio de Santa Clara
La transcripción completa del mencionado documento es la siguiente:

1541, mayo, 27.

El conde de Benavente, don Rodrigo, dona al monasterio de Santa Clara el terreno que hay entre el convento y la cerca de la villa. Para ello encarga al regimiento de la villa que señalen la parte que se les va a dar, con la condición de que en época de necesidad dejen paso libre para poder rondar.

AMB, leg. 123,31. Papel.
Archivo Municipal de Benavente, leg. 123-31.

Justiçia y rregidores y procurador de esta villa de Benavente por parte de la debota abadesa y monjas y convento de Santa Clara de esta dicha villa. Se me a pedido que les mandase dar todo lo que ay desde su casa y lineada fasta la çerca de esta villa, con que tapien de la una parte de la calle, y de la otra, para el serviçio de la dicha su casa.
Y visto la necesydad que ay para el serviçio y adeçentamiento del dicho monesterio, y el poco perjuçio que se haze en mandarles dar dicha parte de rronda. Yo vos mando que juntos, en vuestro regimiento, nombreys dos regidores para que señalen el lugar y parte que se les a de dar como dicho es, con tal que en el acuerdo, que se contiene en el libro del regimiento, se diga que para en tiempo de necesydad ser obligado el dicho monasterio a dexar ronda desde su casa hasta la çerca por donde puedan rondar. Y que sy las dichas monjas quisieren hedeficar sobre la parte de la çerca que yo les mando dar, que lo puedan hazer sin que ... perjuiçio a la dicha çerca.
Fecha en Benavente a veynte y syete de mayo de mill e quinientos e quarenta e un años. Por mandado del conde mi señor. Alonso Pérez.